Anuario 2015

1702Es el título del artículo de opinión sobre el actual escenario electoral, escrito por el analista político Carlos Fara, y publicado por el portal web 7MIRADAS.COM

2474“No se puede conducir lo que no se participó en construir” dice un  experimentado político argentino, ex candidato a presidente. Scioli nunca fue líder de su espacio: solo fue el candidato soportado. Macri y Massa lideran sus propios proyectos y no le deben explicaciones a nadie. El gobernador siempre destacó en los grupos focales por sus atributos personales, pero generaba dudas respecto a su capacidad de liderazgo autónomo. Esta fue un galimatías que nunca logró resolver: el amianto protege del fuego, pero no es un material para lucirse. Así Scioli tuvo una victoria pírrica: en las apuestas a futuro empieza a ganar Macri.

De todas las combinaciones lógicas y matemáticas se dio la más curiosa. Una posibilidad era un escenario de 39 – 27 – 23, con una caída de Cambiemos y un crecimiento de Massa, lo cual hubiese sido muy favorable a Scioli. El segundo posible era 41 – 35 – 15, con una polarización clara y un Massa diluido. Finalmente se dio la más extraña: mucha cercanía de entre el 1ro y el 2do, pero con un Massa sostenido y mejorando respecto a las PASO.

Por supuesto estalló todo un debate respecto a la falla de predicción de las encuestas respecto al resultado final. En más de una oportunidad en esta columna, dijimos que:

1) Ojo con lo que está debajo del agua: la percepción sobre el voto útil (podía haber alguna polarización que le de la oportunidad al cambio);

2) No miren los porcentajes de intención de voto: miren las tendencias de la opinión pública (porque a veces la gente no se anima a manifestar cosas que guarda inconcientemente); y

3) Nunca sucedió lo que no quería la mayoría (si la gente quería cambio, al final se iba a producir).

Al respecto vamos a ilustrar con 3 slides sobre nuestra última encuesta en zona AMBA concluida el martes previo a la elección, que indicaban que algo se estaba moviendo, aunque no terminaba de materializarse en la intención de voto:

1e

2e

3e

Estos 3 slides delatan que:

1. La tendencia de cambio – continuidad que había oscilado desde abril, volvía a expandirse la brecha claramente a favor del cambio;

2. El presidenciable más rechazado dejaba de ser Macri y pasaba a ser Scioli, a diferencia de la mayoría de la serie histórica; y

3. En una opción de hierro entre elegir a Scioli o a cualquier otro, la tendencia dejaba de estar empatada y se beneficiaban las opciones opositoras por primera vez desde que comenzó a efectuar la pregunta en julio.

Con solo esos 3 datos se abría la puerta a un escenario mucho más ajustado del previsto, y desde ya generar una posibilidad para Vidal en la carrera por la gobernación provincial.

Estos cálculos ex post no ayudan a despejar la incógnita sobre la falibilidad de las encuestas (serias). Sin embargo, puede cooperar con la comprensión del fenómeno. Ahora que la sociedad se expresó, probablemente las mediciones de cara al 22 de noviembre tengan menos dificultades en detectar las tendencias reales.

Aunque sea mal de muchos, consuelo de tontos, este año tanto en Gran Bretaña como en las elecciones municipales de España, los sondeos también tuvieron dificultades.3308

Posdata: al ser un escenario inédito en los 32 años de democracia, muchas reglas iban a verse desafiadas, y muchos mitos se cayeron. Todos cometimos errores de apreciación a lo largo de 2 años. A todo el que crea que estaba todo muy claro y era muy evidente sería bueno que venga de este lado del mostrador. Todo el tiempo hay que seguir aprendiendo.

Por Carlos Fara

Acep News 2.1

Suscribite a nuestro Newsletter

Log in